Jaime Vierna 12.06.2014 | 01:41

La razón perdida
La razón perdida
 

Se cumplen cien años del nacimiento de Julián Marías (Valladolid, 17 de junio de 1914 - Madrid, 15 de diciembre de 2005), que tuvo, como pidió en oración en Tierra Santa durante el Crucero Universitario de 1933, «una vida intensa y llena de sentido cristiano». Discípulo y continuador de Ortega cuando no favorecía asociar ese nombre al propio, su primera obra «personal» es Introducción a la Filosofía, en el que aplica de forma metódica la razón vital a su meditación. Desde entonces el tema central de su pensamiento fue la vida humana. Destaca Antropología metafísica en la que, según sus propias palabras, «alcanza su propio nivel». Allí desarrolla aspectos como la menesterosidad de la vida humana, su dimensión irreal y futuriza, su estructura polar, su instalación vectorial, la pretensión de felicidad. Y a partir de este momento va ganando en amplitud y profundidad: La mujer en el siglo XX, La mujer y su sombra, Breve tratado de la ilusión, La felicidad humana, Mapa del mundo personal? Su delicioso librito Tratado de lo mejor es la presentación de una moral sustentada en la propia realidad humana rehuyendo un fundamento apriorístico en Dios, a pesar de ser Marías un pensador de profundas raíces cristianas.

http://www.diarioinformacion.com/opinion/2014/06/12/razon-perdida/1512844.html

 Logotipo del Congreso  ‘Cien años de Meditaciones del Quijote y del nacimiento de Julián Marías”

Revista Cuenta y Razón. 2ª EtapaNúmero especial centenario del Nacimiento de Julián Marías